Comercio Justo

El Comercio Justo, conocido internacionalmente como FAIR TRADE es una herramienta de cooperación con el objetivo doble de mejorar el acceso a los mercados y las condiciones comerciales para los pequeños productores menos favorecidos y cambiar las reglas habitualmente injustas del comercio en general.

También denominado Comercio Equitativo o Alternativo es una forma alternativa de comercio promovida especialmente por organizaciones y movimientos sociales que observan el cuidado de la reproducción de la vida digna de los productores en torno a intercambios a un precio justo y cuidando el medio ambiente.

Los productores están organizados en comunidades o cooperativas y otras formas de organización voluntaria y funcionan democráticamente con iniciativas de trabajo en rechazo a subsidios y ayudas asistenciales que no permiten el desarrollo local sostenible. Rechazan formas de producción que se basen en condiciones de trabajo sin dignidad y la explotación infantil. Se rigen por valores relacionados al respeto por los derechos humanos y la equidad de género, la sostenibilidad del medio ambiente, la calidad de una vida digna, la buena relación sin mitos ni mentiras hacia el consumidor sobre la calidad y origen del producto y el bienvivir de todos los integrantes de la cadena de valor.

Los productos llegan al consumidor a un precio justo en cuya formación participa el productor y se eliminan costos de intermediación parásita e ilegítima que normalmente bajan los precios al que produce y alzan los precios al consumo final.

Las organizaciones de productores buscan sensibilizar al consumidor para que prefiera lo producido sin explotación generando conciencia acerca del poder que tienen para actuar a favor de intercambios más justos. Así el consumidor responsable también se organiza para cambiar las reglas y prácticas del comercio que desfavorecen el desarrollo del bienvivir de los productores y se hace consciente de los costos sociales y ambientales de lo que consume.

El Comercio Justo se transforma entonces en una Alternativa Ética al basar las relaciones comerciales en un trato directo y de respeto mutuo con criterios no solo económicos sino también sociales y ambientales. El consumidor organizado y responsable es el eslabón que cierra y recomienza nuevamente el círculo de la cadena de valor de este tipo de producción cuidando doblemente su propia calidad de vida y las de los productores.

Los valores más importantes de la práctica del Comercio Justo son:

  • La producción autogestiva
  • Las relaciones duraderas hacia sostenimiento de relaciones contractuales de largo plazo
  • El cuidado del ambiente y los recursos naturales
  • El trabajo en asociación libre sin explotación forzada
  • La visibilidad de la cadena de valor y la conformación de un precio justo, que no necesariamente resultará el más caro ni el más barato
  • El fomento de la vida saludable y buena educación para productores y consumidores
  • El desarrollo de una práctica de producción y consumo sostenible y solidaria

El Comercio Justo no está limitado al intercambio mercantil y monetario sino que busca especialmente una mayor humanización en las relaciones entre productores y consumidores